Sławomir Mrożek – La mosca

Les traemos a un escritor polaco. Un “must” en tu biblioteca.

La mosca de Sławomir Mrożek, compuesta por 65 relatos breves, es una colección de historias en las que el autor se burla de la sociedad, de sí mismo y de lo absurdos que podemos llegar a ser como seres humanos. No obstante, todo desde el humor y la ironía, es maestro del sarcasmo. Desde allí moviliza al lector (aunque no creo que este autor, activamente, pretenda movilizar a nadie), se hace imposible no reflexionar, no sentir asco de la hipocresía que nos rodea y que también uno reconoce en sí mismo (como si de una condición humana se tratase “efectivamente es usted un hipócrita” le escucho decir).
Al mismo tiempo se hace difícil no sentir una punzada en el estómago o algo en la garganta ante la extrañeza de lo que se está leyendo, y ese algo de la garganta acaba convirtiéndose en una carcajada porque Mrożek no es un escritor oscuro, y, como dice Serrano, “es un hombre que intenta pensar y, ante la percepción de sus propios límites, ríe”.

« Leí en un periódico que no habría Apocalipsis. Para celebrar la buena nueva, fui al McDonald’s y pedí una hamburguesa. “Qué suerte”, pensé, mientras, entusiasmado, aderezaba mi hamburguesa con Ketchup (…) Hasta ese momento había sido un consumidor poco entusiasta puesto que vivía a la espera de la catástrofe. ¿Qué más daba el ketchup, si nos encaminábamos hacia el desastre? Ahora, sin embargo, el mundo tenía futuro. Así que me puse más ketchup porque ahora sí que valía la pena.» Extracto de uno de sus relatos llamado Ketchup

Sławomir Mrożek (1930- 2013) era un escritor polaco, periodista y dibujante satírico.

Creció en Polonia donde la vivencia de la guerra, y todo lo que ello implicaría, marcó su destino y quizá definiría su estilo como escritor que en palabras de Julio Serrano era “un tanto filosófico o metafórico porque partiendo de conceptos abstractos, son formulados en una suerte de fábulas sin moraleja (…), viran hacia lo absurdo, el humor o lo irreverente”. También emigró a otros países, como Francia, Inglaterra, México entre otros, por lo tanto dominaba varios idiomas.

Sus obras pueden clasificarse en dos grandes vertientes: la de Mrożek como cuentista y como dramaturgo. En ambos casos, su genialidad es innegable.

Conociendo un poco más a este escritor, comprendemos que es imposible separar al autor de su época y es que el contexto marca el devenir literario. Es así que, tras haber vivido una guerra y haber visto instaurado en su país un régimen totalitario, Sławomir Mrożek usa el humor y el cinismo para escribir sobre lo que ve y lo que recuerda.

A este escritor lo conocemos en español gracias a las traducciones de sus obras de la Editorial Acantilado.

Hablemos un poquito de la casa editora, Acantilado. Fundada en 1999 es, sin duda, una de las “grandes” editoriales independientes, o por lo menos lo es para nosotras, ya que sentimos que se preocupan por lo que leen sus clientes, por ello, tienen una colección interesante de escritores de Europa del Este y de Europa en general. No sabemos qué viene primero si su preocupación por lo que leemos o el increíble catálogo que apuesta por la literatura, en nuestra opinión, de calidad.

Otras obras publicadas del autor: Juego de azar (2001), La vida difícil (2002), Dos cartas (2003), El árbol (2003), El pequeño verano (2004), La mosca (2005), Huida hacia el sur (2008), El elefante (2010), La vida para principiantes (2013), la autobiografía Baltasar (2014) y Magacín radiofónico (2019).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s